LAS RELACIONES NUNCA SE ESTABILIZAN

Blog 12.jpg
...no importa que tan determinado seas o que tan afortunadas hayan sido tus circunstancias, es imposible escapar a las dificultades...
— Susan Piver

Introducción

Basándose en la Filosofía Budista, Susan Piver nos habla de las 4 Verdades Nobles aplicadas al amor, en su libro “The Four Noble Truths of Love”, 2018.  Mi objetivo es hacer una síntesis de dicho planteamiento abarcando cada una de las verdades por separado en mis siguientes blogs, esperando que resulte útil y nos permita tener relaciones de pareja mucho más enriquecedoras.

Empezaré mencionando las Cuatro Verdades Nobles en general:

1.       La Vida es sufrimiento y constante cambio, nada permanece.

2.       Pretender que no sea así es lo que nos provoca más sufrimiento.

3.       Es posible dejar de sufrir.

4.       Existe un camino para dejar de sufrir.

La Primera Verdad

La Vida es sufrimiento y constante cambio, nada permanece.

Aplicada a la relación de pareja, nos encontramos con que la primera verdad se asocia al hecho de que las relaciones son difíciles, nunca se estabilizan, incluso desde que iniciamos una relación, son difíciles porque cuando conocemos a alguien nos sentimos vulnerables, surgen nuestras inseguridades, nuestras dudas, nuestra necesidad de aceptación y nuestro miedo al rechazo.

Sabemos que somos capaces de amar, pero dudamos de nosotros, nos sentimos inseguros y nos falta confianza, constantemente nos juzgamos y somos muy duros con nosotros mismos, con el tiempo esa intolerancia personal empezamos a tenerla con nuestra pareja, nos volvemos intolerantes.

Una vez que la relación avanza, el encanto del enamoramiento desaparece cada vez que nos enfrentamos con las diferencias de nuestra pareja, no entendemos por qué hace cosas distintas a como nosotros lo hacemos, por qué piensa diferente, por qué no podemos coincidir.

Conflictos en la relación

Los conflictos surgen uno tras otro, cuando pensamos que ya resolvimos un problema surge otro y otro y otro, no hay forma de permanecer cómodos.

El conflicto surge porque ante un mismo hecho, cada integrante de la pareja se forma una visión distinta de esta, el significado que le da, basado en sus aprendizajes y su manera de percibir la realidad es opuesto al de su pareja, lo que provoca que veamos al otro de forma negativa por no coincidir con nuestra visión.

Culpamos al otro de nuestro malestar y nos negamos a comunicarnos con él/ella, buscando siempre quien tiene la razón y quien no. Querer tener la razón nos cierra a ver la perspectiva del otro, nos impide verlo, oírlo, sentirlo tal como es.

Al entrar en una relación y comprometernos, anhelamos cumplir nuestras expectativas de poder coincidir, de que el otro nos haga felices, de estar en todo de acuerdo y eso está muy alejado de la verdad.

En cuanto iniciamos una relación, como dice Piver, surgen los desacuerdos, las diferencias, las decepciones, aún las cosas más mínimas nos meten en conflicto.

Además, se agrega la creencia errónea de pensar que, si nuestra pareja realmente nos ama, hará hasta lo imposible por complacernos y eso es una fantasía porque la persona con la que decidimos hacer una vida es la que es y nuestro trabajo en la relación no es cambiarla para que sea una “mejor persona” sino aprender a aceptarla tal como es.

Emociones Negativas

Cuando nos damos cuenta de que no cumplimos nuestras expectativas, experimentamos frustración, enojo, tristeza, miedo; estas emociones controlan el modo en que percibimos a nuestra pareja y provocan en nosotros acciones negativas, empezamos a pelear con el deseo de poder cambiarla, nos volvemos hostiles, defensivos lo que hace más difícil buscar alternativas satisfactorias para ambos y encontrar una solución al problema.

Nos sentimos ansiosos, a la defensiva, intolerantes, irritables. Cuando estamos defensivos buscamos auto protegernos y castigar al otro, evitar que abuse de nosotros y por todo esto, dejamos de ver las necesidades y deseos de nuestra pareja y nos centramos solo en las nuestras.

Percibimos al otro como egoísta, inadecuado, es el otro el que siempre está mal mientras que nosotros somos quienes siempre tenemos la razón con lo que mantenemos la “buena imagen que tenemos de nosotros mismos”.

Lo que no entendemos es que odiamos en los demás lo que odiamos en nosotros mismos, nuestro rechazo hacia ellos es en realidad nuestro propio rechazo.

El miedo que sentimos cuando se ve amenazada la permanencia de nuestra relación nos lleva a desarrollar actitudes que más que resolver, solo empeoran las cosas:

1) Pasión

Nos aferramos a desear que las cosas sean como queremos que sean y lo que necesitamos es desapegarnos, entender que cada circunstancia que surja permanecerá por un tiempo y se desvanecerá por lo que tenemos que aprender a dejar ir.

2) Agresión

Tendemos a destruir todo lo que consideramos un problema y eso en vez de resolverlo lo fortalece.

3) Ignorancia

Negamos la situación o la minimizamos haciendo de cuenta que no existe. Inventamos miles de formas de evadirnos de la realidad, pero no pensar en el problema o hacer de cuenta que no existe tampoco es la solución.

Estas tres actitudes enmascaran el miedo, pero lo que necesitamos es enfrentarlo, reconocerlo, sentirlo.

Practicar la meditación lo posibilita, trabajar con tu mente te permite estar siempre en el presente, darte cuenta de lo que te sucede, detenerte, darte un espacio antes de reaccionar, enfrentar lo que sea con tranquilidad.

Al meditar abrimos nuestro corazón, lo estabilizamos.

Meditar es un camino al amor y a la compasión.

Necesitamos seguir explorando lo que nos sucede y no desalentarnos, ni querer abandonar cuando las cosas no son como queremos que sean, si la vida es sufrimiento, eso es algo que nos va a ocurrir una y otra vez, sobre todo en nuestras relaciones, nada es lo que pensábamos y es por eso por lo que la vida es nuestra gran maestra.

Conclusión

“El despertar se encuentra en el placer y en el dolor, en la confusión y en la sabiduría, está disponible en cada momento de nuestra extraña, insondable y ordinaria vida cotidiana
— Pema Chödrön

No vamos a resolver nuestras dificultades pretendiendo que no existan los problemas, no existe una relación estable, cada día es un nuevo reto, implica un nuevo aprendizaje si es que estamos dispuestos a aceptar la realidad y abrirnos a las posibilidades que nos brinda desde un espacio de paz y tranquilidad, aceptándonos como somos, sin intentar que seamos diferentes o pretender que todos los días sean iguales.

Como la relación nunca se estabiliza, necesitamos estar dispuestos a aceptar la incertidumbre, no saber lo que va a pasar cada día, abandonar la necesidad de controlar el comportamiento del otro pensando que eso nos dará seguridad, y estar dispuestos a sentirnos incómodos reconociendo que esa incomodidad está provocada por nuestra necesidad de tener certeza.

Aceptar que la relación no me va a hacer feliz, no es lo que mi pareja diga o haga lo que me va a dar felicidad sino la tranquilidad de saber que estar en una relación implica aceptar que en ocasiones no me voy a sentir todo lo bien que quisiera.

La magia de nuestra relación está en la sorpresa, en el misterio, en el encuentro. Crecemos cuando estamos dispuestos a entender que cada dificultad que encontramos en el camino es una oportunidad para conocernos más y fortalecer nuestra unión.

¿Qué estás dispuesto a hacer por tu relación?

Silvia

¿TERAPIA YO?

Blog 11.jpg
Vuélvete un observador de tus propios pensamientos y de las acciones que esos pensamientos provocan...
— Marcus Aurelius

En mi trabajo como terapeuta me he encontrado con que nunca es fácil tomar la decisión de buscar ayuda, aún a pesar de que en ocasiones nos encontramos en situaciones realmente difíciles, de mucho sufrimiento, desgaste, desesperación, preferimos dejarlo para después anhelando que con el tiempo mejoraremos, en ocasiones es así, pero la mayoría de las veces la situación empeora.

Cuando finalmente nos decidimos ya llevamos varios años afectando nuestra salud, nuestras relaciones, incluso nuestra economía, porque estoy convencida de que difícilmente podemos funcionar adecuadamente si estamos en medio de un conflicto emocional o interpersonal.

¿Por qué esperamos tanto?

Generalmente es porque nos ocupamos en otras cosas, en ocasiones evadiéndonos con la comida, el cigarro, el alcohol, las drogas, las compras, los videojuegos, Netflix, en fin, cualquier cosa que logre adormecernos para no pensar, para no sentir, para no tener que decidir.

Otra excusa que ponemos es que no tenemos los recursos económicos para invertir en un proceso terapéutico y quizá sea así, pero creo que deberíamos preguntarnos: ¿Qué es más importante para nosotros que nuestra salud mental y emocional? ¿Cómo podemos ser realmente productivos si no nos sentimos bien?

Creemos que estamos ahorrando y que es mejor no tener ese gasto, pero el precio que pagamos por no hacerlo es mucho mayor, las consecuencias a nivel físico, laboral, social pueden ser graves, como la pérdida del trabajo, la enfermedad, la separación.

¿Qué hacer?

Quizá no hemos podido librarnos del temor o la vergüenza que implica acudir con un terapeuta, pero déjame decirte por qué invertir en tu salud mental y emocional es tan importante.

¿Te imaginas que un día te despiertes sintiendo que tienes el control de tu vida?

¿Un día en el que te des cuenta de que no eres víctima de tus circunstancias?

¿Un día en donde te puedas sentir en equilibrio y que eso te permita tener una mejor relación con los demás?

¿Un día en que te sientas lleno de energía y seas más productivo?

¿Un día en que disfrutes de tu vida y agradezcas todo lo que tienes?

Todo esto es posible, la buena noticia es que no tenemos que permanecer en un estado de sufrimiento y desgaste, pensando que cuando cambien las circunstancias nos sentiremos mejor.

Trabajar en tu salud mental implica reconocer que uno es el único responsable de sus emociones porque ellas son resultado de nuestros pensamientos, identificar cuáles son esos pensamientos que constantemente se apoderan de nosotros requiere de tiempo, de reflexión, cuando nos damos cuenta de que lo que pensamos es algo que aprendimos y nunca cuestionamos, pero que no necesitamos seguirlo pensando si al hacerlo sufrimos o tenemos comportamientos inadecuados, es realmente un alivio.

Invertir en ti no solo te beneficia a ti, también a las personas que te rodean.

Aprender a manejar tu mente y por consecuencia tus emociones y tus conductas, te permite tener una vida más tranquila, alegre, te ayuda a manejar tu enojo, tu ansiedad, tus miedos, tus frustraciones. Es posible tener una mejor vida, pero no por las razones que nos han enseñado o hemos aprendido.

¿Qué es una mejor vida?

Una mejor vida no se logra porque las personas con las que vivimos nos tratan bien y cumplen todas nuestras expectativas, tampoco se logra porque cambiamos de trabajo, de pareja, de ciudad, tampoco por viajar más o comprar más cosas; eso no necesariamente nos produce bienestar permanente, quizá solo momentáneo, incluso podemos ver infinidad de ejemplos en donde a pesar de tener las mejores circunstancias la gente vive deprimida o angustiada.

Una mejor vida es aquella en donde logramos tener un equilibrio emocional, lleno de emociones positivas, una mejor vida se logra cuando entendemos que si cambiamos nuestra manera de pensar cambiaran también nuestras emociones y por consecuencias nuestro comportamiento, es una vida en donde lograremos realmente tener los resultados que anhelamos en todas las áreas de nuestra vida.

En la terapia emprendemos un proceso en el que cambiamos nuestras emociones cambiando nuestra manera de pensar, algo de lo que se ha escrito e investigado demasiado, desde las teorías filosóficas más antiguas incluyendo la filosofía budista, hasta los enfoques psicológicos más contemporáneos.

Una mejor vida depende de lo que hacemos con nuestros pensamientos y eso está directamente relacionado con nosotros, no depende de nadie más, por lo mismo nos da poder y nos libera de las circunstancias externas que siempre son impredecibles.

Una mejor vida no es una vida libre de sufrimiento porque no podemos evitar que sucedan situaciones difíciles, pero podemos aprender a estar en paz y aceptar que las circunstancias negativas forman parte de nuestra existencia.

Conclusiones

Aceptar esta intangibilidad de nuestros pensamientos, con su falta de realidad, puede liberarnos del sufrimiento y la angustia.
— Pema Chödrön

Necesitamos aprender a manejar nuestras emociones para tener una madurez e inteligencia emocional que nos permita tener la calidad de vida que deseamos.

Ser conscientes de los pensamientos que elegimos tener y de los resultados que obtenemos con ellos.

Entender nuestra mente para poder hacernos responsables de lo que generamos.  

Cuestionar los conceptos y las ideas que hemos mantenido hasta ahora.

Dejar de depender o controlar las circunstancias externas para ser felices.

Encontrar lo que internamente nos puede producir ese nivel de bienestar.

No se trata de estar bien “por” lo que nos sucede, sino más bien estar bien “para” lo que suceda.

Y finalmente invertir en nosotros y considerarlo como la mejor inversión.

¿Estás listo/a para trabajar en ti?

Silvia

CUANDO EL PASADO NOS DETIENE

Blog 10a.jpg
La vida se encuentra en el instante presente.
— Tich Nhat Hanh

A pesar de lo popular que se volvió el término “permanecer en el aquí y ahora” pocas veces nos detenemos a reflexionar lo que esto realmente significa, la realidad es que expresarlo es fácil y parece sencillo ponerlo en práctica, pero desafortunadamente no es así.

Nuestra mente, diseñada para pensar todo el tiempo, se regresa constantemente al pasado o se adelanta al futuro, el hecho es que pocas veces logramos permanecer en ese instante presente del que nos habla Tich Nhat Hanh.

Y lo peor de todo es que ni siquiera nos damos cuenta del efecto que este hecho produce en nuestras emociones, cuando nos quedamos en el pasado, generalmente experimentamos nostalgia, culpa, resentimiento, vergüenza, ira.

Una de las situaciones más tristes que puede experimentar un ser humano es anclarse a un pasado cuyo significado para esta persona es negativo, desagradable, doloroso. Aunque quizá estemos hablando de que su interpretación del hecho sea “correcta”, la verdad es que ya no es vigente en el presente, es algo que ya no está sucediendo, el problema es que cada vez que lo recordamos nos sentimos igual o peor que cuando sucedió y es ahí en donde nos detenemos.

Nos detiene el pasado cuando al recordarlo nos llenamos de odio y eso nos impide abrirnos a los demás, abrir nuestro corazón y nuestra mente a nuevas experiencias, cuando al recordarlo damos por hecho que la persona o personas que nos afectaron no merecen ser perdonadas, cuando al recordarlo nos sentimos víctimas de las circunstancias y sin posibilidades de tener una mejor vida, porque finalmente ese pasado que nos dejó una huella, en ocasiones tan profunda, no hay manera de cambiarlo.

Vivimos años resentidos con nuestros padres, nuestra pareja, algún amigo, nuestros hermanos, con uno mismo, en fin, la lista puede ser interminable y me pregunto qué sentido tiene continuar con ese resentimiento, eso no borra el pasado, no elimina la experiencia que tuvimos, solo prolonga el sufrimiento, pero el nuestro, no el de los demás, generalmente los demás siguen con sus vidas, quizá arrepentidos por lo que pasó, intentando tener un mejor comportamiento.

El problema somos nosotros, alguna vez escuché que, “el resentimiento es el veneno que nos tomamos esperando que le haga efecto a la otra persona”, totalmente de acuerdo, los que resultamos envenenados de por vida somos nosotros.

La pregunta es ¿Queremos vivir así? Guardando odio, dolor, amargura… o, ¿Estamos dispuestos a darle otro significado la experiencia?

La decisión es nuestra, como dije antes no hay manera de modificar ese pasado, ya es pasado, ya fue, no podemos editar la película de nuestra vida y cambiar todo aquello que no nos ha gustado, no hay manera.

Lo que si podemos hacer es cambiar el significado que le hemos dado, resignificar implica reconocer que las personas cometemos errores, somos falibles, en ocasiones hacemos daño, todos lo hemos hecho, muchas veces sin tener la intención de dañar, nos equivocamos, fallamos. Aceptar esa falibilidad nos permite perdonar o comprender que, en ese momento, la persona que nos afectó no pudo actuar de otra manera, si nos es difícil entender su motivación, al menos aceptemos que fue así, por las razones que sean. Lo mismo aplica para nosotros. La aceptación nos libera.

Por otro lado, podemos reflexionar sobre la forma en que ese hecho cambió nuestra vida, quizá nos dejó un aprendizaje, nos hizo madurar, ser la persona que somos. Es posible incluso que al darle ese nuevo significado podamos reconocer que después de todo no fue tan malo porque nos enseñó algo, en fin, la idea es que a partir de ese nuevo significado seamos capaces de continuar con nuestra vida, libres de esos sentimientos negativos que hemos venido cargando y dispuestos a disfrutar lo que es real, el instante presente, maravillarnos de lo que vivimos a diario, valorar a las personas que están a nuestro lado, reconciliarnos quizá con aquellas que de alguna manera nos afectaron.

Superar estas experiencias, aceptarlas, requiere realizar un trabajo interior que incremente nuestra libertad. Cuando dejamos ir somos capaces de sentir paz y alegría.

El resultado puede ser sorprendente.

¿Te imaginas continuar tu vida sin tener que llevar esa carga?

Silvia

ENCONTRANDO LUZ EN LA OSCURIDAD

Blog 9.jpg
Del sufrimiento han de emerger las almas más fuertes, los personajes más grandes estaban llenos de cicatrices.
— Kahlil Gibran

A lo largo de nuestra vida, no podemos evitar enfrentar situaciones que nos generan sufrimiento: una separación, el engaño, la traición, la muerte de un ser querido, una enfermedad terminal, un padecimiento crónico, la lista puede ser interminable, así es, y es algo que no podemos evadir, nada nos puede salvar de tener que enfrentar alguna circunstancia que nos rompe la aparente estabilidad que tenemos en nuestras vidas, y digo aparente porque difícilmente esa estabilidad permanece por siempre. La vida es cambio y en ocasiones esos cambios que vivimos nos ponen a prueba. Lo interesante es entender que siempre hay un antes, un durante y un después de ese evento.

Es difícil decir cual de todos esos sucesos es el peor que nos pudiera pasar porque para cada uno de nosotros la vivencia es diferente y cuando estamos experimentando una tragedia, nada puede resultar alentador, escuchar que otros han pasado por lo mismo que estamos pasando nosotros no es siempre la mejor receta para aliviar nuestro dolor.

Yo también como todos he estado ahí, preguntándome por qué, tratando de entender quién o qué dirige nuestras vidas, y en mi búsqueda he encontrado algunas respuestas que me han ayudado a aligerar la carga.

Primero que nada, la vida es sufrimiento y pelearnos porque pensamos que eso no nos debería suceder a nosotros es lo que nos produce más sufrimiento, en la vida hay muchas cosas que están dadas, es decir, que no dependen de nosotros, simplemente están ahí, como en el caso de la muerte o la enfermedad, y la única opción que tenemos es elegir cómo lo vamos a vivir, somos nosotros con nuestros pensamientos los que nos generamos dolor, más allá de lo devastador que pueda resultar una realidad, es finalmente el significado que elegimos darle lo que va a determinar nuestro sufrimiento.

En fin, pareciera ser que, aunque no podemos evadirnos de esas crudas realidades, si podemos elegir de qué manera las vamos a enfrentar, es decir, cómo vamos a responder a ellas una vez que han sucedido.

Podemos, por ejemplo, aceptar la realidad, entender que hay cosas que no dependen de nosotros y abandonar la idea de que no debiéramos sufrir. Cuando aceptamos la realidad por difícil que sea, podemos elegir en qué enfocar nuestra atención, elegir qué vamos a hacer con nuestro sufrimiento y aunque parezca extraño quizá sería mejor preguntarnos:

¿Qué me ofrece esta situación?

¿Qué puedo aprender de ella?

¿Cuál es la oportunidad aquí? (Las crisis siempre vienen acompañadas de una oportunidad, aunque nos sea difícil verla)

¿Cómo puedo usar este hecho para hacerme más fuerte?

¿Cómo quiero presentarme ante esto?

¿Elijo ser una víctima, auto compadecerme, lamentarme o continuar con mi vida?

¿Elijo actuar desde el miedo, o desde el amor?

¿Permanezco enojado/a o resentido/a, o me libero a través del perdón?

¿Cuál es el significado que le voy a dar a este hecho?

Estas preguntas nos llevan a reflexionar, nos piden detenernos a pensar, nos ayudan a ver el otro lado de la moneda, nos conectan con una sensación de alivio, de esperanza. Las cosas no nos pasan “a” nosotros, pasan “para” nosotros y ese “para” es el que tenemos que descubrir.

¿Para qué tenemos que vivir tal o cual circunstancia?… El medio para explorarlo puede ser la terapia y la meditación.

A través de la terapia podemos realizar el proceso de reflexión en compañía de un profesional y descubrir cómo todo va adquiriendo un sentido, enfrentamos nuestro enojo, nuestra tristeza, aliviamos nuestro dolor, en un espacio en donde nos sentimos apoyados, entendidos y con las herramientas necesarias para elegir el camino que tomaremos en nuestra vida a partir de ese hecho. Transformando el sufrimiento, creciendo, trascendiendo.

Al meditar trabajamos con nuestra mente, nos damos cuenta de cuáles son nuestros pensamientos, encontramos ese espacio de silencio que nos permite conectarnos con nuestras emociones, estabilizamos nuestro corazón y nos encaminamos hacia el amor y la compasión descubriendo que no necesitamos hacer más, solo detenernos, soltar, esperar y confiar que tarde o temprano veremos esa luz en nuestro camino.

¿Qué significado eliges dar a tu experiencia?

Silvia