Terapia

¿TERAPIA YO?

Blog 11.jpg
Vuélvete un observador de tus propios pensamientos y de las acciones que esos pensamientos provocan...
— Marcus Aurelius

En mi trabajo como terapeuta me he encontrado con que nunca es fácil tomar la decisión de buscar ayuda, aún a pesar de que en ocasiones nos encontramos en situaciones realmente difíciles, de mucho sufrimiento, desgaste, desesperación, preferimos dejarlo para después anhelando que con el tiempo mejoraremos, en ocasiones es así, pero la mayoría de las veces la situación empeora.

Cuando finalmente nos decidimos ya llevamos varios años afectando nuestra salud, nuestras relaciones, incluso nuestra economía, porque estoy convencida de que difícilmente podemos funcionar adecuadamente si estamos en medio de un conflicto emocional o interpersonal.

¿Por qué esperamos tanto?

Generalmente es porque nos ocupamos en otras cosas, en ocasiones evadiéndonos con la comida, el cigarro, el alcohol, las drogas, las compras, los videojuegos, Netflix, en fin, cualquier cosa que logre adormecernos para no pensar, para no sentir, para no tener que decidir.

Otra excusa que ponemos es que no tenemos los recursos económicos para invertir en un proceso terapéutico y quizá sea así, pero creo que deberíamos preguntarnos: ¿Qué es más importante para nosotros que nuestra salud mental y emocional? ¿Cómo podemos ser realmente productivos si no nos sentimos bien?

Creemos que estamos ahorrando y que es mejor no tener ese gasto, pero el precio que pagamos por no hacerlo es mucho mayor, las consecuencias a nivel físico, laboral, social pueden ser graves, como la pérdida del trabajo, la enfermedad, la separación.

¿Qué hacer?

Quizá no hemos podido librarnos del temor o la vergüenza que implica acudir con un terapeuta, pero déjame decirte por qué invertir en tu salud mental y emocional es tan importante.

¿Te imaginas que un día te despiertes sintiendo que tienes el control de tu vida?

¿Un día en el que te des cuenta de que no eres víctima de tus circunstancias?

¿Un día en donde te puedas sentir en equilibrio y que eso te permita tener una mejor relación con los demás?

¿Un día en que te sientas lleno de energía y seas más productivo?

¿Un día en que disfrutes de tu vida y agradezcas todo lo que tienes?

Todo esto es posible, la buena noticia es que no tenemos que permanecer en un estado de sufrimiento y desgaste, pensando que cuando cambien las circunstancias nos sentiremos mejor.

Trabajar en tu salud mental implica reconocer que uno es el único responsable de sus emociones porque ellas son resultado de nuestros pensamientos, identificar cuáles son esos pensamientos que constantemente se apoderan de nosotros requiere de tiempo, de reflexión, cuando nos damos cuenta de que lo que pensamos es algo que aprendimos y nunca cuestionamos, pero que no necesitamos seguirlo pensando si al hacerlo sufrimos o tenemos comportamientos inadecuados, es realmente un alivio.

Invertir en ti no solo te beneficia a ti, también a las personas que te rodean.

Aprender a manejar tu mente y por consecuencia tus emociones y tus conductas, te permite tener una vida más tranquila, alegre, te ayuda a manejar tu enojo, tu ansiedad, tus miedos, tus frustraciones. Es posible tener una mejor vida, pero no por las razones que nos han enseñado o hemos aprendido.

¿Qué es una mejor vida?

Una mejor vida no se logra porque las personas con las que vivimos nos tratan bien y cumplen todas nuestras expectativas, tampoco se logra porque cambiamos de trabajo, de pareja, de ciudad, tampoco por viajar más o comprar más cosas; eso no necesariamente nos produce bienestar permanente, quizá solo momentáneo, incluso podemos ver infinidad de ejemplos en donde a pesar de tener las mejores circunstancias la gente vive deprimida o angustiada.

Una mejor vida es aquella en donde logramos tener un equilibrio emocional, lleno de emociones positivas, una mejor vida se logra cuando entendemos que si cambiamos nuestra manera de pensar cambiaran también nuestras emociones y por consecuencias nuestro comportamiento, es una vida en donde lograremos realmente tener los resultados que anhelamos en todas las áreas de nuestra vida.

En la terapia emprendemos un proceso en el que cambiamos nuestras emociones cambiando nuestra manera de pensar, algo de lo que se ha escrito e investigado demasiado, desde las teorías filosóficas más antiguas incluyendo la filosofía budista, hasta los enfoques psicológicos más contemporáneos.

Una mejor vida depende de lo que hacemos con nuestros pensamientos y eso está directamente relacionado con nosotros, no depende de nadie más, por lo mismo nos da poder y nos libera de las circunstancias externas que siempre son impredecibles.

Una mejor vida no es una vida libre de sufrimiento porque no podemos evitar que sucedan situaciones difíciles, pero podemos aprender a estar en paz y aceptar que las circunstancias negativas forman parte de nuestra existencia.

Conclusiones

Aceptar esta intangibilidad de nuestros pensamientos, con su falta de realidad, puede liberarnos del sufrimiento y la angustia.
— Pema Chödrön

Necesitamos aprender a manejar nuestras emociones para tener una madurez e inteligencia emocional que nos permita tener la calidad de vida que deseamos.

Ser conscientes de los pensamientos que elegimos tener y de los resultados que obtenemos con ellos.

Entender nuestra mente para poder hacernos responsables de lo que generamos.  

Cuestionar los conceptos y las ideas que hemos mantenido hasta ahora.

Dejar de depender o controlar las circunstancias externas para ser felices.

Encontrar lo que internamente nos puede producir ese nivel de bienestar.

No se trata de estar bien “por” lo que nos sucede, sino más bien estar bien “para” lo que suceda.

Y finalmente invertir en nosotros y considerarlo como la mejor inversión.

¿Estás listo/a para trabajar en ti?

Silvia

ENCONTRANDO LUZ EN LA OSCURIDAD

Blog 9.jpg
Del sufrimiento han de emerger las almas más fuertes, los personajes más grandes estaban llenos de cicatrices.
— Kahlil Gibran

A lo largo de nuestra vida, no podemos evitar enfrentar situaciones que nos generan sufrimiento: una separación, el engaño, la traición, la muerte de un ser querido, una enfermedad terminal, un padecimiento crónico, la lista puede ser interminable, así es, y es algo que no podemos evadir, nada nos puede salvar de tener que enfrentar alguna circunstancia que nos rompe la aparente estabilidad que tenemos en nuestras vidas, y digo aparente porque difícilmente esa estabilidad permanece por siempre. La vida es cambio y en ocasiones esos cambios que vivimos nos ponen a prueba. Lo interesante es entender que siempre hay un antes, un durante y un después de ese evento.

Es difícil decir cual de todos esos sucesos es el peor que nos pudiera pasar porque para cada uno de nosotros la vivencia es diferente y cuando estamos experimentando una tragedia, nada puede resultar alentador, escuchar que otros han pasado por lo mismo que estamos pasando nosotros no es siempre la mejor receta para aliviar nuestro dolor.

Yo también como todos he estado ahí, preguntándome por qué, tratando de entender quién o qué dirige nuestras vidas, y en mi búsqueda he encontrado algunas respuestas que me han ayudado a aligerar la carga.

Primero que nada, la vida es sufrimiento y pelearnos porque pensamos que eso no nos debería suceder a nosotros es lo que nos produce más sufrimiento, en la vida hay muchas cosas que están dadas, es decir, que no dependen de nosotros, simplemente están ahí, como en el caso de la muerte o la enfermedad, y la única opción que tenemos es elegir cómo lo vamos a vivir, somos nosotros con nuestros pensamientos los que nos generamos dolor, más allá de lo devastador que pueda resultar una realidad, es finalmente el significado que elegimos darle lo que va a determinar nuestro sufrimiento.

En fin, pareciera ser que, aunque no podemos evadirnos de esas crudas realidades, si podemos elegir de qué manera las vamos a enfrentar, es decir, cómo vamos a responder a ellas una vez que han sucedido.

Podemos, por ejemplo, aceptar la realidad, entender que hay cosas que no dependen de nosotros y abandonar la idea de que no debiéramos sufrir. Cuando aceptamos la realidad por difícil que sea, podemos elegir en qué enfocar nuestra atención, elegir qué vamos a hacer con nuestro sufrimiento y aunque parezca extraño quizá sería mejor preguntarnos:

¿Qué me ofrece esta situación?

¿Qué puedo aprender de ella?

¿Cuál es la oportunidad aquí? (Las crisis siempre vienen acompañadas de una oportunidad, aunque nos sea difícil verla)

¿Cómo puedo usar este hecho para hacerme más fuerte?

¿Cómo quiero presentarme ante esto?

¿Elijo ser una víctima, auto compadecerme, lamentarme o continuar con mi vida?

¿Elijo actuar desde el miedo, o desde el amor?

¿Permanezco enojado/a o resentido/a, o me libero a través del perdón?

¿Cuál es el significado que le voy a dar a este hecho?

Estas preguntas nos llevan a reflexionar, nos piden detenernos a pensar, nos ayudan a ver el otro lado de la moneda, nos conectan con una sensación de alivio, de esperanza. Las cosas no nos pasan “a” nosotros, pasan “para” nosotros y ese “para” es el que tenemos que descubrir.

¿Para qué tenemos que vivir tal o cual circunstancia?… El medio para explorarlo puede ser la terapia y la meditación.

A través de la terapia podemos realizar el proceso de reflexión en compañía de un profesional y descubrir cómo todo va adquiriendo un sentido, enfrentamos nuestro enojo, nuestra tristeza, aliviamos nuestro dolor, en un espacio en donde nos sentimos apoyados, entendidos y con las herramientas necesarias para elegir el camino que tomaremos en nuestra vida a partir de ese hecho. Transformando el sufrimiento, creciendo, trascendiendo.

Al meditar trabajamos con nuestra mente, nos damos cuenta de cuáles son nuestros pensamientos, encontramos ese espacio de silencio que nos permite conectarnos con nuestras emociones, estabilizamos nuestro corazón y nos encaminamos hacia el amor y la compasión descubriendo que no necesitamos hacer más, solo detenernos, soltar, esperar y confiar que tarde o temprano veremos esa luz en nuestro camino.

¿Qué significado eliges dar a tu experiencia?

Silvia

SI CAMBIO YO... TODO CAMBIA

Cambio.jpg
Mientras uno crea que sus problemas son causados por una fuerza o agencia exterior a uno mismo, la terapia no podrá ser eficaz. Si después de todo, el problema reside allá afuera, entonces ¿para qué va uno a cambiarla?
— Irvin D. Yalom

A lo largo del tiempo que llevo trabajando como terapeuta, he encontrado que la necesidad de cambiar es quizá el principal tema con el que llegan mis pacientes a consulta.

A pesar de que la vida es un constante cambio, pareciera que cuando se trata de nosotros, el cambio no parece ser tan natural ni espontáneo, de hecho, incluso cuando tenemos que enfrentar un cambio, surge en nosotros una gran resistencia, sentimos incomodidad, temor, ansiedad, nos aferramos a querer estar como antes, nos sentimos extraños y generalmente tendemos a evitarlo.

Cuando se trata de nuestra propia vida, el cambio se convierte en un anhelo que con frecuencia nos genera mucha frustración. Queremos por ejemplo que nuestros padres cambien, o que cambien los hijos, que cambien nuestros maestros, nuestros jefes, nuestros amigos, nuestra pareja, nos escuchamos decir: “si tan solo él/ella cambiara, las cosas serían totalmente diferentes”, nuestro deseo está basado en la idea de que cuando los demás dejen de ser como son y sean como nosotros queremos entonces nos sentiremos bien, lo cual, para nada es cierto, porque nuestro bienestar depende de nosotros, no de los demás.

Y si es así, a la única persona que podemos cambiar es a nosotros mismos, y es justo ahí en donde está el reto, porque a pesar de que sabemos que nuestra forma de comportarnos no es la mejor, que reaccionar como lo hacemos nos genera malestar, no solo con nosotros mismos sino también con los demás, dar el siguiente paso, modificar ese comportamiento no resulta ser tan sencillo, quizá si comprendiéramos eso nos sería más fácil aceptar a los demás como son y no intentar cambiarlos.  Pero regresando a nosotros: ¿es posible cambiar? ¿basta con querer cambiar para lograrlo? ¿qué tenemos que hacer para cambiar?

Bueno, el cambio es un proceso que requiere primero que nada de la disposición y la intención a cambiar, y esa surge cuando nos damos cuenta de que ese comportamiento que queremos modificar nos hace más mal que bien, tenemos entonces que identificar por qué pensamos que nos hace mal, cuáles son las consecuencias que produce en nuestra salud, nuestras relaciones, en nuestra vida, y también identificar todas las excusas que con el tiempo hemos elaborado para justificarnos cada vez que tenemos el comportamiento indeseado. Asumir la responsabilidad de cambiar implica abandonar los argumentos falsos que lo sostienen, tales como decir: “así nacimos”, “fue lo que nuestros padres nos enseñaron”, “es parte de nuestro carácter”, “es nuestra naturaleza”, etc.

Necesitamos ser conscientes de que esa conducta es la que estamos eligiendo tener, quizá porque no conocemos otra forma de reaccionar, somos nosotros quienes elegimos tenerla, no es consecuencia de lo que nos hacen los demás o de las circunstancias.

Una vez que somos conscientes, necesitamos entender qué es lo que nos impulsa a actuar así, qué es lo que detona nuestra conducta: ¿es acaso un pensamiento? ¿un sentimiento? ¿es porque estamos cansados? ¿es porque tuvimos un mal día?

Si trabajamos en ello, si lo hacemos nuestra prioridad, si nos dedicamos a encontrar la solución y progresamos poco a poco, lograremos ser la persona que queremos ser.

Recuerda que el camino hacia el cambio es largo y por lo mismo, más fácil de recorrer si lo haces acompañado de un profesional.

¿Cuál es esa conducta que te gustaría cambiar?

Silvia

ANTES Y DESPUÉS DE LA MEDITACIÓN

Blog 4.jpg
Suspender deliberadamente toda actividad externa y sentarte o abrirte, quizá por primera vez, a la quietud interior...
— Jon Kabat-Zin

Hace tiempo escuché el término Mindfulness y sus aplicaciones en la terapia, la verdad era desconocido para mí, así que lo investigué y descubrí que se trataba de un tipo de meditación secular, descubrí también que la meditación era un modo de entrar en contacto con uno mismo de una manera más profunda, sin embargo, la forma de hacerlo y sus aplicaciones en la terapia eran un misterio para mí.

Conforme pasaba el tiempo, empecé a escuchar con más frecuencia acerca del término y decidí aprender a hacerlo, el resultado fue asombroso, puedo decir que, desde el principio, descubrí que meditar no significa tener la mente en blanco, lo cual fue un alivio, pues siempre pensé que lograr eso era prácticamente imposible, descubrí también que era algo muy sencillo, las instrucciones eran bastante simples, pero a la vez algo muy profundo.

Al principio era difícil encontrar un espacio para meditar y en ocasiones hacerlo me ponía más ansiosa, en vez de tranquilizarme, pensaba que tenía muchas cosas importantes que hacer y que permanecer en silencio durante 10 minutos era una pérdida de tiempo, pero decidí comprometerme con ello porque entre más leía acerca de sus beneficios más convencida estaba de que sería algo bueno. Ahora, después de cuatro años de realizar una práctica diaria de meditación, puedo decir que incluso lo que leí se queda corto.

Siempre, me consideré una persona ansiosa, la ansiedad formaba parte de mi vida y me había acostumbrado a ella, por supuesto me limitaba en muchas formas, pero aprendí a no hacerle mucho caso, el estrés, también estaba presente, lo cual no es extraño porque siempre he pensado que forma parte de la experiencia humana.

Ahora la ansiedad está ausente, y les puedo decir que es una sensación extraña, en ocasiones me detengo a observarme, buscando esa inquietud interna y no la encuentro, lo cual ha sido maravilloso y me ha llenado de alegría. Mi vida no ha cambiado mucho, las situaciones estresantes y las dificultades siguen surgiendo, pero no me afectan de la misma manera.

El Mindfulness, nos conecta con el momento presente, al practicarlo, de lo que se trata es de prestar atención intencionadamente y sin críticas a nuestra experiencia, tal cual es. Buscar un objeto en el cual enfocar nuestra atención, de ahí el término "Mindfulness", que significa atención o conciencia plena, en este caso el foco de nuestra atención es la respiración, algo que hacemos todo el tiempo, pero que, al sentirla de manera consciente, nos permite experimentar calma y tranquilidad.

Suena fácil, pero en realidad no lo es, aprenderlo me llevó varios años, nuestra mente está todo el tiempo pensando y comúnmente nuestra atención está ahí, siempre en nuestros pensamientos, a veces recordando cosas del pasado, otras anticipando cosas del futuro, otras juzgando situaciones del presente y muchas más criticándonos a nosotros mismos o comparándonos constantemente, no es de extrañar que precisamente por eso perdamos nuestra tranquilidad, si la mente está en el pasado, nos deprimimos, enojamos, estamos resentidos; si está en el futuro, nos angustiamos, sentimos temor; si nos criticamos o juzgamos,  nos enojamos con nosotros mismos o nos sentimos inseguros. Ahora imaginen que por un momento nuestra atención se vaya a la respiración y deje de estar escuchando nuestro diálogo interno, imaginen que en el tiempo que meditamos eso suceda varias veces. ¡Que tranquilidad! ¡Que belleza dejar de estar tanto en los pensamientos y poder saborear el silencio, la calma que nos produce sentir nuestra respiración!

Pero eso no ha sido todo, la Meditación no solo me ha permitido tener un mayor control de mi mente y de mis emociones, sino que sus beneficios se han extendido a mi relación con el mundo, con los demás, ahora puedo disfrutar de un atardecer, de la lluvia, de la naturaleza como no lo había hecho antes, lo mismo me ha sucedido con la comida, con los sonidos, con las sensaciones en general, con mi trabajo, con mis relaciones interpersonales, estoy mucho más enfocada en el presente, disfrutando plenamente cada instante, viviendo con una mayor presencia. Y eso sin mencionar cambios en las estructuras y funcionamiento del cerebro, que de acuerdo a investigaciones científicas suceden gracias a la meditación.

Y bueno, ahora me queda clara la relación que esta práctica milenaria tiene con la terapia, darnos cuenta de cómo los pensamientos afectan nuestra vida emocional y aprender a soltarlos nos libera y nos permite disfrutar de una manera más plena cada experiencia de nuestra vida.

Al meditar no sólo estamos entrenando nuestra atención, sino también nuestra capacidad de darnos cuenta, es decir somos más conscientes de lo que nos sucede, y ese es un principio fundamental para lograr el bienestar.

Sin embargo, estos cambios que comparto son resultado de mi experiencia, y quizá de la de muchos que han decidido incluir en su vida esta práctica, ojalá que al compartirlo con ustedes les despierte la curiosidad y la disposición a descubrirlo por ustedes mismos.

Silvia